¿Puede la restauración ser una oportunidad de hacer negocios y generar ingresos para los interesados?

Antes de discutir el asunto que plantea la pregunta, es bueno conocer algunos conceptos básicos:

 

Negocio: es una actividad económica que busca obtener utilidades principalmente a través de la venta o intercambio de productos o servicios que satisfagan las necesidades de los clientes. Puede incluir una o varias etapas de la cadena de producción tales como: extracción de recursos naturales, fabricación, distribución, almacenamiento, venta o reventa.

 

Cliente: desde el punto de vista de la economía, es una persona que utiliza o adquiere, de manera frecuente u ocasional, los servicios o productos que pone a su disposición un profesional, un comercio o una empresa.

 

Emprendedor: aquella persona que identifica una oportunidad y organiza los recursos necesarios para aprovecharla.

 

Volviendo a la pregunta es sí, sí se puede generar un negocio y la generación de interesados a partir de la restauración que al igual que la nueva interpretación de la economía tiene muchos colores.

 

Puede ser a través de proyectos que implican el aprovechamiento futuro de bienes como productos maderables y no maderables, desarrollo de turismo ecológico o de investigación, generación de agua, entre otros.

 

Esto es posible lograrlo si desde el momento del diseño se tiene en cuenta objetivos más allá de la restauración y la conservación que beneficien a los dueños de las fincas.

 

En la actualidad es posible ver el aumento de inversionistas colocar su dinero en procesos de restauración, su fin es más que filantrópico, esperan una ganancia.

 

El tema de negocios, generar riqueza a partir de los recursos naturales suele ser un tabú, pareciera que son agua y aceite y no deberían combinarse, sin embargo, es posible, se puede hacer de forma sostenible y atendiendo los objetivos de la gente a corto, mediano y largo plazo.

Tipos de negocios y enfoques de negocios que pueden desarrollarse a partir de la restauración del paisaje

Actualmente se le ha puesto color a la economía para asociarla a una actividad productiva, por ejemplo (Otin, 2017):[1]

 

Economía Verde: es la representativa de la sostenibilidad, la ecología, el medio ambiente, y del cambio climático; de la agricultura ecológica, las energías renovables, la gestión de residuos, la lucha contra la contaminación, actuaciones en aguas, mares y costas (algunas opiniones esta actividad la relacionan con la economía azul), y las actividades relacionadas con preservación de los recursos y espacios naturales. El concepto economía verde, nació oficialmente en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro, año 2012. Un aspecto positivo de esta economía es la capacidad que está teniendo en la generación de empleo.

 

 

 

 

Economía azul: La economía azul (blue economy), viene a ser la respuesta para los que entienden que la economía verde es insostenible. Está inspirada en el planeta Tierra y en la evolución de los ecosistemas naturales, para aprender de ellos a ser eficientes en la producción de bienes. puede considerarse como un híbrido entre la economía verde, la economía circular (por el aprovechamiento de los residuos) y parte de la economía del bien común (por la responsabilidad compartida).  La economía azul, pretende optimizar el rendimiento de los recursos disponibles actuales desde un modo sostenible, y el máximo aprovechamiento de los residuos, al considerarlos fuentes de riqueza. Y entre otras acciones, que deberían reducirse notablemente los kilómetros que “viajan” los alimentos.

 

 

 

Economía Naranja: o economía creativa, es la actividad económica generada por las industrias y empresas dedicadas a la producción de actividades culturales. Esta denominación es principalmente utilizada en algunos países sudamericanos. Se ha adoptado el color naranja, al ser asociado y comúnmente aceptado con la cultura, la creatividad, con ¡la felicidad!

 

 

 

[1] https://empresason.com/art/833/economias-verde-azul-naranja-hellip-

Negocios inclusivos

Existe un nuevo enfoque en el cual nos queremos centrar que son los negocios Inclusivos, van más allá de la inclusión de género, Sanchez 2015 menciona que es “Una iniciativa empresarial que, sin perder de vista el objetivo final de generar beneficios, contribuye a superar la pobreza al incorporar a los ciudadanos de bajos ingresos en su cadena de valor, en una relación de beneficio para todas las partes”. Los Negocios Inclusivos son iniciativas empresariales económicamente rentables, y ambiental/socialmente responsables que, en una lógica de mutuo beneficio incorporan en sus cadenas de valor a comunidades de bajos ingresos. SNV World, 2013

 

Sánchez 2015 presenta un esquema del camino a seguir para evolucionar hacia los negocios inclusivos:

 

 

Ejercicio

 

La figura siguiente es una cadena de valor, indique en que eslabón o grupo se encuentra, mencione las funciones en las que usted está involucrado e indique como ha aportado al desarrollo de la cadena, si no lo ha hecho mencione las razones.

 

Mapa de una cadena de producción forestal