Principales tipos de intervención para la restauración

Las intervenciones específicas que se pueden realizar en un sitio, zona o paisaje para promover o desarrollar la restauración son sumamente variadas, y algunas de ellas de carácter muy específico para resolver problemas muy particulares de determinado ecosistema.

 

En este manual se hace énfasis en la recuperación de bosques y cobertura arbórea para las condiciones de Costa Rica, en el módulo sobre La restauración de bosques y de cobertura forestal, pero aquí hacemos un repaso general sobre las principales formas de intervención.

 

La FAO plantea, en la figura 5.7, un resumen de las principales categorías de intervención que pueden considerarse para la restauración de paisajes forestales.  Debe resaltarse en ese esquema que los tipos de intervención contemplados dependen del uso de la tierra definido para cada zona.  El uso de la tierra puede ser algo definido por la ley, por un plan de ordenamiento territorial, o por alguna forma de acuerdo social.

 

Cuando el uso definido para una zona, es forestal, se contempla desde la silvicultura para mejora de bosques naturales degradados, hasta la regeneración asistida y el establecimiento de plantaciones forestales.  Ese tipo de inversiones se detallan en este manual en la sección sobre La restauración de bosques y de cobertura forestal.    

 

Figura 5.7. Principales alternativas de intervención para la restauración según tipos de uso de la tierra, recomendadas por FAO (Laestadius et al. 2015)

 

En realidad, el detalle de los tipos de acciones específicas que pueden realizarse y ser incluidas como parte de estrategias de restauración de paisajes nos puede llevar a listados muy grandes de intervenciones en los espacios respectivos.  El cuadro 5.1. se mencionan algunas de las posibles intervenciones planteadas en el manual práctica de la restauración de paisajes forestales de IUFRO en función de las funciones ecológicas que se desea restaurar.

 

Cuadro 5.1.  Algunas de las posibles intervenciones de sitio a considerar como parte de una estrategia de restauración de paisajes forestales, aplicables a Costa Rica (tomadas de Stanturf et al. 2017).

 

Cuando el uso definido es agrícola, se contemplan como acciones de restauración el desarrollo de sistemas agroforestales o silvopastoriles, que incrementan la cobertura arbórea en el paisaje.  También se contempla la opción de barbechos mejorados para zonas donde es común la agricultura migratoria.  En el esquema, las áreas de manglares o zonas de protección hídrica se plantean como categorías aparte, donde se hace énfasis en las prácticas específicas de restauración de manglares o los enfoques de gestión integral de cuencas.

Restauración en zonas agrícolas

Cuando el uso principal del suelo es agrícola y pecuario, está claro que, al menos en gran parte del área, no podemos aspirar a una restauración ecológica clásica que aspira a reconstruir el bosque natural.  Sin embargo, es importante tener en cuenta que una agricultura más eficiente, y en particular, una ganadería más eficiente, pueden dejar disponibles las zonas menos aptas para la producción agropecuaria disponibles para la regeneración natural, y esto puede tener un enorme impacto positivo para la funcionalidad ecológica del paisaje.

 

Las mejoras en los sistemas de producción agrícola pueden permitir la mejora o recuperación de variados servicios ecosistémicos, en temas como productividad del suelo, biología del suelo, captura de carbono en el sistema productivo, reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, mayor presencia de polinizadores o controladores biológicos de plagas y enfermedades, regulación de temperatura en el sistema, tránsito y presencia de biodiversidad, entre otros.

 

La figura 5.8, un esquema realizado para efectos de asistencia técnica del CATIE, ilustra la disyuntiva del balance entre productividad y biodiversidad en un sistema agroforestal.

Figura 5.8. Representación de diferentes arreglos de sombra para un cacaotal (Somarriba 2017).

 

En la figura 5.8, si nuestro afán es tener un sistema similar al bosque natural, puede que la imagen número 6 nos resulte la más atractiva, pero no necesariamente ese tipo de arreglo va a resultar el más eficiente en términos de producción para el propietario de la finca.  Probablemente haya entonces que negociar, si es que hay varios actores involucrados, cuan será el tipo de arreglo que constituya una forma óptima de balancear una producción aceptable del cultivo principal, en este caso el cacao, con la mayor presencia posible de biodiversidad.

 

Por otra parte, los sistemas diversos también pueden aportar a la familia productora otros bienes y servicios de su interés, como la producción de frutas, madera, otros elementos de consumo como medicinas o fibras, y eventualmente un espacio para realizar turismo rural.

 

El cacao es uno de los cultivos donde la presencia de árboles llega a alcanzar densidades, diversidades y patrones estructurales que se asemejan más a un bosque natural, al punto que se puede plantear un manejo de la regeneración natural ahí existente.  Para el caso de otros cultivos la distribución del elemento arbóreo puede ser más ordenada, como lo ilustra la figura 5.9.

 

Figura 5.9.  Diferentes arreglos de cultivo de árboles en sistemas agroforestales.  Tomado de Ordoñez J. 2017, basado en publicaciones de Sinclair 1999, AGFORWARD 2009 y ETAG 2015.

 

Para decidir cuál tipo de arreglo en la distribución de los árboles, entre los previstos en la figura 5.9, conviene a determinado esfuerzo de restauración en espacios agrícolas, deben tomarse en cuenta las particularidades, requerimientos y objetivos del cultivo agrícola, las necesidades de manejo de los árboles según los servicios esperados de los mismos (ya sean fijación de nitrógeno, sombra, producción de madera, frutos u otros) y sus beneficios para la biodiversidad en temas como conectividad.

 

Los sistemas agroforestales y silvopastoriles constituyen por sí solos, ciencias ampliamente desarrolladas y en constante evolución, con sus principios teóricos y muy diversos métodos y herramientas que no corresponde detallar en este manual.

 

Estudios recientes de CATIE demuestran que la biodiversidad presente en diferentes sistemas agroforestales y silvo pastoriles, puede ser muy diferente entre sí, y diferente a la vez de la biodiversidad encontrada en bosques naturales (Figura 5.10).  Algunas formas de vida, como por ejemplo aves, pueden presentar gran diversidad en sistemas agroforestales, pero puede que se trate de una biodiversidad muy diferente a la encontrada en el bosque natural.

 

Otro aspecto a tomar en cuenta es que no necesariamente vamos a pretender que toda el área de la finca de una familia con actividades agrícolas o pecuarias, tenga el mismo tipo de arreglo agroforestal o cobertura.  Puede ser una opción viable y práctica, para contribuir al mejor funcionamiento de todo el paisaje, que la finca esté dividida en subparcelas, cada una con un tipo de producción o arreglo diferente, pero que en su conjunto contribuye a la diversidad y sostenibilidad del paisaje, de la misma forma en que un paisaje va a ser siempre un mosaico de diferentes usos de la tierra.

 

Hay infinidad de prácticas que se promueven para lograr una producción agrícola amigable con el ambiente, estas incluyen la estabulación del ganado para reducir sus impactos en el área de la finca (en temas como erosión) y hacer más eficiente la producción, el control y aprovechamiento de desechos a través de técnicas como lombri-compost o plantas biodigestoras, el razonamiento en el uso de insumos agrícolas sintéticos, y la implementación de diferentes enfoques de agricultura eco amigable u orgánica como la sintropía o la forestería análoga.  Todas estas prácticas, puede considerarse que brinden aportes positivos en el marco de una estrategia de restauración del paisaje.

 

Figura 5.10.  Observación de especies de aves en diferentes condiciones de uso del suelo a lo largo del año en el campus de CATIE.  (Tomado de Martinez, 2018).

 

Ejercicio 5.1.  Restauración en paisajes agrícolas

 

Trabajo grupal:

 

Identifiquen un territorio que varios conozcan, donde predomina el uso agrícola o pecuario del suelo, y donde consideren que existen problemas que son evidentes o se están volviendo evidentes, en relación con servicios ecosistémicos que se están perdiendo y que ameritan modificar las prácticas productivas.

 

Discutan e identifiquen lo siguiente:

 

  • Cuáles son las prácticas productivas que están ocasionando la degradación que a su vez se evidencia en pérdida de servicios ecosistémicos.
  • Para cada tipo de sistema productivo que consideran que debe modificarse, discutan y traten de identificar, al menos 5 posibles mejoras en el sistema productivo que ayudarían a la restauración de esos servicios ecosistémicos (debe de estar muy clara la relación entre la modificación en el sistema productivo y la mejora en el servicio).
  • Tomando en cuenta los prejuicios o beneficios que las familias productoras podrían percibir de esas modificaciones, ordénenlas de las más viables o de más fácil aceptación, a las de menor aceptación.
  • Para cada práctica seleccionada, piensen en qué tipo de incentivo o estímulo podría hacer que las familias o empresas productoras la adopten.

 

Una vez realizada esta discusión, compartan sus resultados con el resto del grupo, y reflexionen sobre los costos y oportunidades de mejorar las prácticas agropecuarias para la restauración.