Mitigación y adaptación al cambio climático

Estrategia Nacional de Cambio Climático (ENCC)

La Estrategia Nacional de Cambio Climático, periodo 2009-2021 (ENCC) contiene acciones para la mitigación y adaptación al cambio climático (CC).

 

Su objetivo es “reducir los impactos sociales, ambientales, y económicos del CC y tomar ventaja de las oportunidades, promoviendo el desarrollo sostenible mediante el crecimiento económico, el progreso social y la protección ambiental por medio de iniciativas de mitigación y acciones de adaptación para que Costa Rica mejore la calidad de vida de sus habitantes y de sus ecosistemas, al dirigirse hacia una economía baja en emisiones de carbono y competitiva para el 2021”.

 

El eje de mitigación se divide en tres sub-ejes:

 

  • Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por fuente.
  • Captura y almacenamiento de carbono.
  • Desarrollo de un mercado de carbono nacional efectivo con la participación activa en los mercados internacionales.

 

La ENCC, promueve el desarrollo y la mejora de instrumentos y políticas que permitan mantener la cobertura forestal en un 53% del territorio nacional, mejorar la calidad de los bosques, aumentar los almacenes de carbono y recuperar terrenos que actualmente presentan sobreuso.

 

Considera como su principal reto el detener la deforestación que en Costa Rica se da sobre todo en los primeros estadios de sucesión de los terrenos. Las causas de la deforestación son abordadas a través de las cinco actividades de REDD+, las cuales son:

 

  • La reducción de emisiones de la deforestación.
  • La reducción de las emisiones procedentes de la degradación forestal.
  • Conservación de los bosques.
  • La gestión de los bosques, de forma que se utilicen de forma sostenible para obtener beneficios económicos.
  • Aumento de las reservas forestales de carbono, mediante la restauración de tierras degradadas y la plantación de árboles.

 

El instrumento político que aborda el tema de adaptación en Costa Rica es la Estrategia y plan de acción para la adaptación del sector biodiversidad de Costa Rica al cambio climático (2015-2025) (ENASB-CC). Este define 10 ejes o lineamientos que orientan la implementación de las medidas de adaptación identificadas a nivel nacional. El cuadro 4.2. contiene una síntesis de cada una de ellas.

 

Cuadro 4.2. Resumen de medidas de adaptación contempladas en la Estrategia y plan de acción para la adaptación del sector biodiversidad de Costa Rica al cambio climático (2015-2025).

Plan Nacional de Descarbonización 2018-2050

El Plan de Descarbonización constituye un documento estratégico que ofrece una Hoja de Ruta, con actuaciones claves para consolidar el proceso de descarbonización de la economía costarricense.  La nueva economía que pretende impulsar Costa Rica para el siglo XXI transita hacia una economía verde, baja en emisiones, inclusiva, que promueve el uso y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y mejora de la calidad de vida de la ciudadanía.

 

El Plan de Descarbonización se construyó como respuesta a los acuerdos tenidos durante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático realizada en París en 2015 (conocido como el acuerdo de París) donde las Partes se comprometieron a mantener el incremento de la temperatura promedio de la Tierra entre 1.5°C y 2°C por encima de la era preindustrial. Para lograr esto, el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) considera que las emisiones globales tendrán que ser cero a partir del año 2050.

 

El IPCC es un Grupo Intergubernamental de Expertos que se creó para proporcionar a los encargados de formular políticas, evaluaciones científicas periódicas sobre el cambio climático, sus implicaciones y posibles riesgos futuros, así como para presentar opciones de adaptación y mitigación.

 

Para alcanzar el reto de cero emisiones al 2050, Costa Rica ha enfatizado descarbonizar los sectores que constituyen las principales fuentes de emisiones: i) energético, ii) industria, iii) Residuos y iv) Agricultura, Silvicultura y otros usos del Suelo (AFOLU).

 

Sobre el sector AFOLU, los sistemas y prácticas de manejo priorizados son:

 

  • Agricultura: la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) se centran en cuatro actividades productivas: café, la caña de azúcar, las musáceas (con predominancia de banano) y el cultivo de arroz. En el caso del café se reconoce la capacidad de los sistemas agroforestales para absorber, capturar y conservar carbono.
  • Ganadería bovina: las reducciones en emisiones de GEI se centran en la fermentación entérica (que tiene lugar en el aparato digestivo del ganado), en el manejo de excretas y la fertilización de pastos. También se enfatiza la absorción y almacenamiento de carbono en suelos y en el componente arbóreo de los sistemas silvopastoriles. Este subsector cuenta con una Estrategia de Ganadería Baja en Carbono y con un programa de Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (o NAMA por sus siglas en inglés) implementado en fase su piloto.
  • Los bosques naturales: es un ecosistema clave para garantizar la provisión de bienes y servicios ecosistémicos, entre estos su papel como almacén y sumidero neto de carbono. Para este subsector Costa Rica pretende mantener e incluso incrementar el nivel de cobertura forestal a por lo menos un 60% del territorio nacional (actualmente se considera que es del 53%).

 

El plan de descarbonización cuenta con 10 ejes estratégicos (Cuadro 4.3). Los ejes 8, 9 y 10, relacionados a AFOLU, promueven acciones para aumentar la restauración y mejoramiento de los sistemas en su capacidad para almacenar y secuestrar carbono.

 

Cuadro 4.3.  Ejes estratégicos del Plan de Descarbonización

Fuente: Gobierno de la República de Costa Rica. 2018. Plan Nacional de Descarbonización 2018-2050.

 

El eje 10 está enfocado en restauración a nivel de paisaje, en el cuadro 4.4 se extraen los elementos más importantes relacionados a este tema que se espera apliquen al periodo 2019-2022.

 

Cuadro 4.4. Componentes del plan nacional de descarbonización particularmente vinculados con la restauración, para el periodo 2019-2022