Estrategia Nacional de Biodiversidad y su Plan de Acción 2016-2025

La Estrategia Nacional de Biodiversidad 2016-2025 (ENB2) se enmarca en la Política Nacional de Biodiversidad 2015-2030 (PNB). La ENB2 fue construida siguiendo un proceso participativo de consulta en talleres, trabajo con grupos focales y entrevistas. Unas 1,021 personas fueron consultadas para su elaboración.

 

El Plan de Acción de la ENB2 se desarrolla por medio de un Portafolio de Programas y Proyectos, lo cual es una apuesta metodológica para cambiar la forma de instrumentalizar la Política Pública y propiciar su ejecución, evaluación y financiamiento. Persigue plantear esfuerzos integrados entre las instituciones gubernamentales, la academia, municipios y sociedad civil-sector privado (con especial atención a grupos de interés como comunidades locales, pueblos indígenas, mujeres y jóvenes) para lograr efectos e impactos al largo plazo.

 

Figura 4.1. Ejes de la Política Nacional de Biodiversidad 2015-2030 y su relación con el estado de la biodiversidad y las presiones directas y causas subyacentes (económicas, demográficas y políticas). (fuente: MINAE et al. 2016)

 

Los siete temas estratégicos planteados por la ENB2 para el período 2016-2025 son (ver Figura 4.2):

 

  1. Conservación In Situ: sostenibilidad, y conectividad-resiliencia del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas.

 

    • El Sistema de Áreas Silvestres Protegidas (SAP) es la principal estrategia de conservación de la biodiversidad in situ del país, así como de su consolidación, conectividad y resiliencia. Al 2014, el SAP contaba con 1.354.488 ha de áreas protegidas terrestres y 1.501.485 ha de áreas protegidas marinas. En la Red de Reservas Privadas se contabilizan 82.205 ha.
    • No obstante, se reconoce que la biodiversidad no está solo contenida en el SAP, hay ecosistemas fuera de ellas que son importantes para el bienestar humano, para la salud, producción y beneficios intangibles en particular de muchos ecosistemas dulce-acuícolas y marino-costeros.
  1. Restaurar y reducir la pérdida y/o deterioro de elementos importantes de la biodiversidad: ecosistemas terrestres, marinos, dulce-acuícolas, vida silvestre, recursos genéticos, impacto adverso y cumplimiento legal.
    • Hay un fuerte componente para restaurar y reducir la pérdida de elementos importantes de la biodiversidad dentro y fuera del SAP, como el caso de:
        1. Ecosistemas y vida silvestre
        2. Biodiversidad asociada a la seguridad alimentaria, la salud, actividades productivas (incluyendo poblaciones y diversidad genética)
        3. la salud de los suelos, para prevención de erosión, regulación térmica e hídrica y la productividad agrícola-forestal bajo el enfoque integral de cuencas.
    • La protección, rehabilitación y restauración de ecosistemas marino-costeros, dulce acuícolas y terrestres (tanto fuera como dentro del SAP) que proveen servicios ecosistémicos esenciales tales como el agua, salud y alimento es una alta prioridad establecida por la ENB2. Los esfuerzos van dirigidos a reducir la vulnerabilidad de las poblaciones identificadas con la dependencia directa de la biodiversidad y la vulnerabilidad ante su pérdida y deterioro.
    • Se invierten importantes recursos y esfuerzos en la prevención, protección, seguimiento y control del impacto adverso sobre la biodiversidad y el cumplimiento de la legislación ambiental.
    • El Estado muestra una limitada capacidad para prevenir, resolver y sancionar los impactos negativos al ambiente.
  1. Regularización del Patrimonio Natural del Estado y ordenamiento territorial y espacio marino.
    • Es considerada la medida más integral para atender la problemática del deterioro y pérdida de biodiversidad y concretar acciones entre los diversos actores que habitan y que tienen interés en un espacio o territorio.
  1. Paisajes sostenibles inclusivos.
    • Se pretende promover el desarrollo de mecanismos y alternativas que minimicen a nivel de paisajes y municipios los impactos adversos en biodiversidad.
  1. Gobernanza, participación, educación y prácticas culturales para la biodiversidad.
    • Se resalta la importancia de incorporar conocimientos y prácticas culturales sobre formas de convivencia más armoniosas con el entorno, tal como el conocimiento de comunidades locales y pueblos indígenas sobre la biodiversidad.
    • Se promoverá la aplicación de modelos de gobernanza que implementen medidas de conservación y uso sostenible desarrolladas desde los pueblos indígenas, comunidades locales, áreas marinas de pesca responsable y reservas privadas que son manifestaciones de la sociedad para la conservación y uso sostenible de diversos territorios y que complementan los esfuerzos del SAP.
    • En materia de biodiversidad hay dos entidades con mandatos legales vinculados a la ENB2: la Comisión Plenaria de la CONAGEBIO y el Consejo Nacional de Áreas de Conservación (CONAC).
  1. Gestión de la información, monitoreo e investigación sobre la biodiversidad.
    • Este tema responde a la necesidad de contar con información adecuada sobre la biodiversidad para poder llevar a cabo los demás temas.
    • Se reconoce que, sin la consolidación de un verdadero sistema de información sobre biodiversidad que articule temas como el inventario nacional de ecosistemas, de especies, colecciones sistematizadas, el estado de los diferentes componentes de la biodiversidad, su importancia, valor (económico y no económico) y los resultados de la gestión; muy poco se logrará medir y avanzar para lograr un cambio cualitativo en la gestión de la biodiversidad.
  1. Capacidades, recursos financieros y arreglos institucionales para la biodiversidad.
    • El Estado debe mejorar su propia eficiencia y eficacia para la gestión de la biodiversidad en todas las anteriores funciones, como respuesta a esta problemática.

 

Figura 4.2. Temas estratégicos de la Estrategia Nacional de Biodiversidad 2016-2025 (MINAE et al. 2016)